¿Era necesario que Jonas Akerlund volviera a dirigir videoclips?

El director sueco Jonas Akerlund, muy prolífico durante la década de los noventa gracias a su colaboración con Roxette, acaba dirigir su primer videoclip de 2009. La artista elegida ha sido Lady Gaga y el motivo: el lanzamiento de su nuevo single, "Paparazzi". Y no es que el videoclip esté mal realizado. No nos engañemos, se trata de un director con una amplia experiencia y con un proyecto cinematográfico a sus espaldas "Spun" (curiosamente igual de insípido que el clip objeto de esta entrada) al que debemos, en parte, la vuelta al ruedo del carismático Micky Rourke. "Spun" encarna claramente el manido calificativo de "videoclipero" con el que algunos críticos tildan obras cinematográficas que gozan de un ritmo desenfrenado, el uso de un montaje discontinuo y una retórica espectacular basada en acelerados, ralentizados y todo tipo de argucias de postproducción. Nunca me ha gustado el uso peyorativo de este término ya que considero que la aceptación de esta nueva narrativa no debe suponer una amenaza al tradicional modo de contar historias sino todo lo contrario, lo enriquece; pero con esta película debo coincidir con la mayoría en que no es más que una avalancha de efectos sin ton ni son y lo que es peor: una historia pretenciosa con unos actores llevados al histrionismo juvenil que se escapa de la verosimilitud implícita necesaria de toda película cinematográfica.

Con "Paparazzi", nos encontramos ante la misma tesitura. El videoclip empieza francamente bien, introduciendo una historia de amor bien rodada (no nos engañemos, una vez más, aquí hay pasta) en una localización espectacular. Con las primeras notas de la canción llega el sinsentido: una ridícula reaparición en silla de ruedas de Lady Gaga, coreografías sin ningún tipo de coordinación ni gusto estético, un vestuario excéntrico (al que estamos acostumbrados en propuestas como las de Ray Tintori para MGMT) instaurado en la monstruosidad de la alta costura de rastrillo e imágenes surrealistas habituales en vídeos musicales (en este caso, planos detalle de chicas muertas) pero introducidas aquí con sentido ¿narrativo? Ah! por cierto, ¿se puede saber qué le han visto a Lady Gaga? Ahora está hasta en la sopa y no es para tanto, ¿no?


-Lady Gaga, "Paparazzi" (Jonas Akerlund)




Ahora, para reconciliarnos con el director sueco, os dejo dos de sus mejores trabajos:

-The Prodigy, "Smack my bitch up" (1997)





-The Cardigans, "My favourite game" (1998)

Back to Top