Depeche Mode, "Fragile Tension" (Barney Steel & Rob Chandler)

Toda pieza vídeo musical busca la diferenciación, un atisbo de originalidad que consiga alejarle de la amalgama audiovisual posmoderna. Algunos videoclips se basan en presupuestos desorbitados y una puesta en escena digna de las superproducciones hollywoodienses para conseguir dicha diferenciación, otros se decantan por la vertiente más artística del audiovisual, hay quien se sirve de la imaginación por la vía del talento e incluso hay quien suple todo ello con un buen equipo técnico.

"Fragile Tension" pertenece a una categoría totalmente diferente. Vídeos musicales que reniegan de los tradicionales servicios de grabación, edición y postproducción (hasta cierto punto) adaptando técnicas de programación informática u otras vías de experimentación visual, propias de procedimientos analíticos de videoartistas como Nam June Paik; con la misma intención promocional que cualquier videoclip tradicional dado que no se recrean en el "absurdo" artístico sino que envuelven a la narración y, sobre todo, a la performance musical. Una "especie" en peligro de extinción, difícil de encontrar y comparable con videoclips alejados de los circuitos comerciales tradicionales e igualmente experimentales como "House of cards" (James Frost), de Radiohead, cuya grabación se produjo sin el uso de ningún tipo de cámara de captación de imagen. Un escáner 3D hacía las veces de camascopio y, mediante la colaboración del "data artist" Aaron Koblin, se hizo el procesamiento informático de la imagen; pero volvamos a "Fragile tension". Estéticamente, este videoclip tiene un notable parecido al comentado anteriormente, aunque la coincidencia visual esquemática y geométrica de los personajes en acción se debe a procesos muy diferentes.

Sus directores, Barney Steel (The Found Collective) y Rob Chandler, se encontraron ante la inexistencia de material audiovisual de la banda tocando la canción "Fragile tension" y el presupuesto tampoco ofrecía demasiado margen de maniobra para un posible rodaje así que se decidieron por un "refrito" de imágenes de la banda tratadas digitalmente para componer un explosivo planteamiento estético basado en partículas. El vídeo musical se completó con algunas imagenes de bailarines grabadas en chroma e igualmente procesadas a tiempo real mediante un software creado a tal efecto. Mehmet Akten (The Mega Super Awesome Visuals Company) se encargó de desarrollar el software en C++ mediante la plataforma openFrameworks (herramiento muy utilizada por artistas visuales y abierta a cualquier usuario interesado). El resultado es increíblemente profesional pese a no haber utilizado ningún plugin del mercado (y se me ocurre que plugins como los de Trapcode se podrían acercar al resultado obtenido). El objetivo estaba claro:

“Using custom software to create the visuals allowed us to get the exact look we were after, without being constrained to the available software or plugins on the market.”


Back to Top