Revolución 8-bit

"Revival", inspiración retro, vintage; son conceptos que plagan las descripciones estéticas de la mayoría de creaciones (en cualquiera de sus disciplinas artísticas) de la actualidad. Las tendencias están marcadas por referencias a épocas pasadas, una continua mirada atrás nostálgica de la que nos debemos sentir herederos y que, auspiciados por una infancia ociosa, no podemos dejar de observar.

La animación inspirada en antiguos videojuegos arcade 8-bit es una de esas referencias tremendamente reproducidas. Ésta goza de un gran acierto humorístico y narrativo, capaz de mantener la atención del espectador gracias a la simple y directa focalización de sus representaciones: figuras esquemáticas e ilustraciones japonesas que recuerdan a juegos como Pang, BubbleBobble o SuperMarioBros de clásicas empresas del género como Taito, Capcom, Namco o la incombustible Nintendo.

Dicha inspiración es la opción escogida por Jeremie Périn para su reciente vídeo musical: "Truckers Delight". Un videojuego hecho narración audiovisual en el que las reglas básicas de todo clásico del arcade se fusionan con una interpretación misógina y políticamente incorrecta del discurso. Una declaración de intenciones enfermiza que elude la mesura y se dispara hacia un despropósito explícito e hilarante. Una obra maestra no apta para mentes susceptibles.

-Flairs, "Trucker Delight" (Jeremie Périn)




Otro vídeo musical que se sirve de la misma técnica estética que "Trucker delight" y que, en cierta medida, resulta igualmente atrevido es "Love game" (Wilfrid Brimo). Este videoclip se aleja del tradicional concepto del videojuego arcade y se acerca a narraciones de videojuegos más cercanas en el tiempo como The Sims o a los desarrollos infográficos que anteriormente plasmaran los miembros de H5 para el excelente "Remind me" de Röyksopp:

-Shakedown, "Love Game" (Wilfrid Brimo, 2004)




Y para terminar, un "clásico" del 8-bit:

-Junior Senior, "Move your feet" (Shynola, 2002)



Back to Top