Void Camp, "Dead Bodies" (Jesús Hernández)

NYSU Films no para y su trabajo se hace notar con una calidad a la que empezamos a acostumbrarnos en el territorio nacional pero que, sinceramente, no estábamos habituados. Ya no por la calidad técnica, debemos agradecer nuestra tradición cinematográfica, sino por los contenidos y una tradición musical de rancio abolengo que dejaba poco margen de maniobra. Ahora, con una "industria" musical independiente más o menos asentada desde hace ya algunos años, las opciones son mayores y la repercusión de la originalidad audiovisual favorece tanto a unos como a otros. Bienvenido sea.

Si en el anterior trabajo de Nysu Films y Jesús Hernández ("Todo el tiempo") aludíamos a la experimentación y a la cinematografía, en este trabajo no es que haya cambiado demasiado la cosa, las virtudes son las mismas y su equipo así lo refleja con un Juan Santacruz que vuelve a tomar los mandos del visor, una postproducción a cargo de Nadia Khairat y un Eduardo Parrilla que sigue ambientando la obra desde una dirección de arte que se concibe como contrapunto y recrea tradición buscando la sencillez del detalle. 

Back to Top