Indie en 3D

Como algunos de vosotros debéis saber, Pitchfork ha lanzado una nueva web en 3D anaglífico con la primicia de vídeos para Delorean, Deerhunter o Neon Indian. La página también es 3D y tengo que decir que la sensación es chula, funciona, pero personalmente creo que no es un sistema preparado para todo tipo de narraciones y, sobre todo, ritmos visuales. Cuando todo este tema del 3D retomó fuerza hace unos años, tras una primera experiencia en los años 50, infructuosa, y un segundo repunte en los setenta y ochenta, con la aparición del 3D polarizado y las nuevas opciones de exhibición doméstica; surgieron algunos vídeos musicales como "Ching-a-ling/Shake your pom pom" de Missy Elliot, "Drown in the now" de Crystal Method o, quizás el más efectivo, "Wandelust" para Björk que lanzaron sus versiones en 3D anaglifo y cuyo resultado parecía interesante y atractivo dado que se primaba la recreación del plano frente al ritmo de la canción. La fijación psicodélica de la ilusión óptica era lo interesante. Con la proliferación de obras desarrolladas en este sentido ha llegado el caos visual inapropiado para dicho sistema. Un ejemplo de ello es "Real Love" de Delorean. Una intención contemplativa inicial, que enraiza en la cautivadora hipnosis espacial del 3D, se ve entorpecida por una continua sucesión de planos, estilo habitualmente apetecible del vídeo musical contemporáneo, imposibles de seguir sumergidos ya en la borrachera anaglífica. Como toda novedad, requiere su tiempo; y como todo lenguaje, requiere sus mecanismos. Hagan la prueba. Desde este enlace os podéis crear vuestras propias gafas y ésta es la web de Pitchfork en 3D.

Back to Top