The Naked and Famous, "No Way" (Special Problems)

La aparición y asequibilidad de las nuevas cámaras de alta velocidad (como las Phantom) ha provocado una avalancha de contenidos audiovisuales en donde el slow motion está siempre justificado pese al sinsentido de la propuesta en muchos casos. Y es que la mera aparición de una melena al viento, un vaso roto en pedazos o el vuelco de un bote de pintura a 1200fps provoca un visionado contemplativo, casi hipnótico. Sin embargo, hay vídeos musicales que han sabido compensar la hipnosis de este tipo de imágenes con un consecuente uso del ritmo, dejando que la música marque los momentos de espectacularidad visual rota en mil pedazos. 

Back to Top